Artículo publicado en la web de Save The Children

En la columna de opinión “Libertad bajo palabra”, Teresa Carpio, Directora de País de Save the Children, expone sobre la importancia de la incorporación de los niños y niñas con discapacidad a la educación básica regular.

Todos somos iguales ante la ley: ¿Y los niños y las niñas con discapacidad?

El 3 de mayo celebraremos dos años de la entrada en vigor de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), tratado que reconoce que las personas con discapacidad tienen los mismos derechos que los demás ciudadanos; y los Estados, tienen la obligación de garantizar el respeto y cumplimiento de estos derechos.

Sin embargo, las barreras sociales hacen que no se pueda cumplir con la atención de las necesidades de todas las personas con discapacidad, ya que el énfasis se suele poner en sus dificultades, en lugar de mirar sus potencialidades.

De acuerdo a cifras oficiales, de un total de 600,000 niños y niñas con discapacidad, 48,000 con discapacidad leve y moderada ya han sido incorporados a la educación básica regular (EBR). Esta cifra revela una preocupante realidad: más de 550,000 niños con discapacidad asisten a escuelas especiales o, en su mayoría, no asisten a la escuela.

El objetivo de la Educación Inclusiva es ofrecer las mismas oportunidades a todos los niños y niñas, y al mismo tiempo, atender las necesidades especiales de aquellos niños con diferencias, pero no percibiéndolas como un problema.

Está demostrado que la inclusión temprana a la escuela de los niños con discapacidad brinda beneficios tanto a estos, como a sus familias, a los docentes y a sus propios compañeros de aula, pues aprenden a reconocer que la diferencia es una condición básica del ser humano, que la participación y pertenencia a una comunidad requiere de la inclusión de todos y todas. Los niños y niñas aprenden a ser respetuosos de las diferencias, a ser tolerantes, a no discriminar y a ser democráticos.

Pero, no sólo preocupa que un porcentaje tan alto no asista a la escuela básica regular, sino también las condiciones en las que están siendo incorporados: sin infraestructura adecuada para atender las necesidades físicas de los niños y niñas con discapacidad, sin el equipamiento y los materiales pedagógicos para los niños y niñas con necesidades auditivas, visuales o sensoriales. La falta de preparación de los docentes es otro de los problemas a los que se debe hacer frente.

Muchos directores de escuelas decidieron, al momento de la matrícula, no recibir a los niños y niñas con discapacidad, argumentando que no estaban capacitados y que no contaban con las condiciones para atenderlos; y en las escuelas especiales no los recibieron porque ya no cuentan con recursos y porque hay una ley que exige que los niños y niñas deben ser incluidos en la EBR.

El resultado: niños en sus casas, sin ir a la escuela, excluidos por falta de una previsión presupuestal y de una gestión planificada en la implementación de la norma. En los albergues y en los Wawa Wasis, la misma situación: cero atenciones por falta de infraestructura y personal preparado.

La Confederación Nacional de Discapacitados del Perú y la Organización Sociedad y Discapacidad han lanzado una iniciativa ciudadana para proponer una ley general para las personas con discapacidad y de implementación de la Convención. Sólo se necesitan 57,000 firmas, todos nosotros podemos hacer la diferencia e incluir nuestra firma. Los niños y niñas con diferencias son iguales en derechos, con tu apoyo pueden lograr que estos sean una realidad.

Artículo publicado en Ideeleradio.pe

Una Respuesta

  1. pedro

    Interesante el tema de iniciativas de ley para los niños, es nuestro deber que se lleguen a convertir en leyes, sugiero que estas iniciativas se publique con sus clausulas para poder apoya no solo con nuestra firma sino enviarsela a todos nuestros contactos. Felicitaciones