ImagenEstimado Dr. Carlos Pando, Director de la APCI,

Estimado Dr. Jorge Chediek, Representante residente de las NN.UU. en el Perú,

Estimados representantes de organismos del Estado, agencias de cooperación oficial, ONGs nacionales e internacionales,

Estimadas amigas y amigos:

Es un honor estar con todos ustedes compartiendo esta ceremonia de inauguración en el marco del Séptimo Aniversario de la Agencia Peruana de Cooperación Internacional.

A nombre de cada uno de los miembros de la Coordinadora de Entidades Extranjeras de Cooperación Internacional, COEECI, comparto nuestras sinceras felicitaciones a usted señor Director y a todo su equipo por cumplir 7 años de vida institucional, y nuestro deseo de que los objetivos que estuvieron presentes en la fundación de la Agencia en el 2002, sigan guiando su labor.

Estos 7 años han sido testigos de dos hechos fundamentales para el Perú: el fin de la transición con el retorno a la democracia y la crisis financiera internacional; uno al inicio de la creación de APCI y otro muy actual.

Es en el contexto del retorno a la democracia y la transición, que se funda APCI con el fin de ser un agente eficaz en la gestión de la ayuda externa que recibe el Perú, bajo criterios de eficiencia, coordinación, diálogo, sinergia interinstitucional y concertación público-privada. No debemos olvidar ese momento tan trascendental para la historia del Perú como contexto fundacional de APCI pues allí están sus raíces: en su creencia en los valores democráticos del diálogo, la coordinación y la complementariedad, y en su fuerte optimismo por el futuro del Perú.

De cara a la actual coyuntura de crisis financiera global, que supone un obstáculo al desarrollo del país, quisiera ahora hacer mención a algunos hechos destacables y unos problemáticos, no tanto para mirar al pasado, sino para compartir algunos de los retos que como agencias privadas de cooperación vemos para la APCI en sus próximos 7 años de vida.

Compartimos con alegría algunas de las acciones que APCI ha tomado en los últimos años: por ejemplo, poner a disposición de la sociedad información básica sobre la cooperación, produciendo un reporte sobre la cooperación en el Perú. Más destacable aún fue su esfuerzo por generar un marco de referencia común para el Estado Peruano y para quienes contribuyen con él en sus esfuerzos por la superación de la pobreza, la consolidación de la democracia y la defensa de los derechos humanos.

Entendemos que esta tarea corresponde ahora al Centro de Planeamiento Estratégico, CEPLAN. En este marco, será muy importante para la Cooperación contar en el corto plazo con una estrategia de esta envergadura, pero es lógico que el documento por sí mismo es una condición necesaria pero no suficiente. Por ello, será igualmente relevante que APCI en los próximos años, potencie sus funciones de coordinación y diálogo, de creación de confianza entre los actores públicos y privados, en particular de los organismos públicos con las organizaciones de la sociedad civil y con las agencias de cooperación nacionales e internacionales que seguimos apostando por el desarrollo del Perú, para que dicha Estrategia o Plan de Desarrollo sea una guía útil de referencia para todos los que apuestan por el desarrollo del Perú así como en el proceso de alineamiento de la cooperación.

Así como han habido acciones destacables, de las que he mencionado apenas dos, también hemos visto con preocupación cómo hace pocos años la ley de creación de APCI fue modificada para reforzar la función de fiscalización a los actores de la cooperación. Como COEECI, en su momento hemos mostrado públicamente nuestra preocupación como lo hemos hecho también en privado a la Dirección de la APCI. Es, pues, en el cambio de prioridades en su relación con la sociedad civil y la cooperación que vemos uno de los principales retos de la Agencia.

Como hemos sostenido constantemente, la transparencia es un valor a defender, como lo es la lucha contra cualquier forma de corrupción, máxime si se presenta dentro de aquellas organizaciones que tienen como misión ayudar a otros. Por ello, nos parece necesaria la función de fiscalización. El gran reto es evitar que la misma se convierta en el eje de la relación con las ONGs nacionales o internacionales; sobre todo, teniendo en cuenta lo dicho anteriormente; es decir, que una prioridad de APCI debe estar en la coordinación de actores públicos y privados y, por tanto, en la construcción de confianza entre dichos actores.

El gran reto es proteger a APCI de las presiones de aquellos grupos que quieren  socavar la legitimidad e impacto del trabajo de la sociedad civil peruana y de sus aliados en el mundo. Para ello, como hemos compartido con la Dirección de APCI hace algunos meses, es necesario asegurar la transparencia de los criterios que guían la fiscalización, de modo de eliminar la arbitrariedad o las presiones externas, mediáticas o de otro tipo, que pongan en riesgo la función mismo o tergiversen la necesaria labor que realiza.

Para ello, además de criterios transparentes de fiscalización, se requiere construir procesos de diálogo y coordinación fluidos y eficientes, identificando objetivos comunes, y sobre la base de principios amplios de colaboración y solidaridad con el gobierno y el pueblo peruano.

Esta exposición, que tenemos el gusto de inaugurar, lo mismo que el conjunto de actividades en el marco de la semana por el aniversario de APCI representa un momento de gran simbolismo en esa dirección, por su apertura hacia los actores claves de la cooperación y el desarrollo, por la acogida brindada al trabajo de muchas organizaciones nacionales y extranjeras, y por la representación de las imágenes de promoción del desarrollo que condensan los valores de la solidaridad, la cooperación, el diálogo y la participación, que constituyen los valores centrales de los actores de la cooperación aquí reunidos y representados, así como los de la APCI desde su fundación.

Gracias a todos.

*Agradecemos las fotos proporcionadas por la APCI.

Sobre El Autor

La Coordinadora de Entidades Extranjeras de Cooperación Internacional (COEECI) es una red fundada en el año 1994. Agrupa a organizaciones privadas de cooperación internacional para el desarrollo que laboran en el Perú. Su principal objetivo es actuar como interlocutor organizado de estas entidades ante el Estado peruano, así como ante las instituciones privadas y públicas relacionadas con el tema.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario