STUTTGART. El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, se ha pronunciado en Stuttgart para un cambio global en los métodos de cultivo en la agricultura. Si los agricultores manejaran sus tierras con métodos de cultivo ecológicos y sostenibles y comercialicen sus productos en mercados locales se podría duplicar la producción de alimentos, dijo Oliver de Schutter durante una conferencia en la organización evangélica de cooperación internacional “Pan para el Mundo” en Alemania. “En 44 proyectos investigados en África subsahariana, las cosechas aumentaron un 214 por ciento en un período de tres a 10 años a través de la conversión de los cultivos a la agricultura agroecológica” dijo citando estudios científicos.

Oliver de Schutter dijo en Stuttgart que “la agro-ecología imita a la naturaleza, no a los procesos industriales, reemplaza a los insumos externos como fertilizantes artificiales con el conocimiento de cómo una combinación de plantas, árboles y los animales pueden potenciar la productividad del suelo.” Indica como objetivo el desarrollo de una agricultura cíclica de la tierra y explica que los productos de desecho de un proceso de producción se convierten en las materias primas claves para otro.

Logros sobresalientes

El experto agrícola de la ONU dió ejemplos en los cuales el cambio agrícola ya está dando frutos como en la producción combinada de arroz y pescado en Japón o en la recuperación de tierras erosionadas por la plantación de árboles en Tanzania, donde, a través de los nuevos métodos de cultivo se recuperaron 350.000 hectáreas de tierras para la producción de alimentos. Según Oliver de Schutter, se trata de un logro sobresaliente.

Triunfar con diversidad

El Relator Especial opina que el cambio es fundamental. Añade que en lugar de productos agrícolas provenientes de monocultivos industriales se puede producir una gran variedad de productos para los mercados regionales. Explica que los agricultores obtendrán un ingreso que no depende de los precios mundiales cada vez más volátiles. Los beneficiarios serán sólo aquellos que no viven en las principales regiones agrícolas a nivel mundial y para los cuales el enfoque convencional de la “Revolución Verde” no significa ninguna alternativa. Dice que en el futuro no se tratará de la cuestión cuánto se produce sino “más bien quién produce los alimentos, a qué precio, para quién y bajo qué condiciones.”

Diversidad con mayor resistencia

En comparación a los monocultivos, la ventaja del enfoque del Sr. de Schutter en términos del calentamiento global y la amenaza de pérdida de las cosechas hasta en un 50 por ciento en algunas partes de África, América y Asia, está en la mayor resistencia de las parcelas y plantaciones con cultivos diversificados a las sequías e inundaciones.

Cadena alimentaria cada vez más corta

El Sr. de Schutter aclara que para los consumidores en Alemania este cambio significará la disposición de alimentos locales más saludables y más frescos en los mercados y explica que “más bien nuestra cadena alimentaria se reduce.” Según el Relator Especial, ello significa que en un futuro, los consumidores ya no pueden contar con todo de tipo de alimento durante el trascurso del año.

Con seguridad llegará el cambio

Aunque los supermercados en Alemania siempre están bien abastecidos, es fundamental el cambio de actitud, explica el Relator Especial: “La agricultura contribuye significativamente al cambio climático.” Según él, el sistema agrícola actual es muy dependiente de los combustibles fósiles – petróleo y gas son necesarios para el transporte mundial de los productos y la producción de fertilizantes y pesticidas. Oliver de Schutter comenta que “este hecho simplemente no es sostenible. Debido a la escasez de estas materias primas, el costo del petróleo y del gas está aumentando. Necesitamos la transición a una agricultura menos dependiente del petróleo y del gas”. Agrega que el cambio se hace notable en 10 a 15 años, y por lo tanto se necesita estar preparado.

Elogios para Pan para el Mundo

Oliver de Schutter elogió el trabajo de PAN PARA EL MUNDO y puso énfasis en el programa PIDAASSA* como proyecto ejemplar. La agencia evangélica promueve el Programa de Intercambio, Diálogo y Asesoría en Agricultura Sostenible y Seguridad Alimentaria. Desarrolla sus actividades en once países de América Latina. Se centra en el intercambio de información con la metodología “de campesino a campesino”. Los agricultores comparten conocimientos acerca de la rotación de cultivos, cultivos mixtos o el control biológico de plagas.

*PIDAASSA: Programa de Intercambio, Diálogo y Asesoría en Agricultura Sostenible y Seguridad Alimentaria en América Latina y el Caribe, www.pidaassa.org

Traducción por Valerie Berger (valerie.b@gmx.net)
Texto original en idioma alemán: http://www.brot-fuer-die-welt.de/weltweit-aktiv/index_9658_DEU_HTML.php