Ellos tuvieron que cambiar los juguetes por las armas. Dejaron las clases en la escuela por aprender de peleas. Así de cruda es la realidad de los niños reclutados por miembros de las Fuerzas Armadas o enlistados por otros grupos armados (algunos terroristas), quienes son usados como soldados en el Perú.

Según la adjunta para la Niñez y la Adolescencia de la Defensoría del Pueblo, Mayda Ramos, en el 2010 recibieron 28 quejas de niños y adolescentes que cayeron en el mundo de las armas, mientras que en el 2009 han contabilizado un total de 109.

Pero la prensa también ha registrado otros casos. Así, ese mismo año se emitió un reportaje televisivo donde se apreciaba que 17 niños (entre 7-12 años) portaban armas y tenían formación de tipo militar. Pero usted imagina ¿cuántos casos no han sido denunciados o reportados?

“Hasta fines del 2010, hay ocho casos comprobados, aunque las Fuerzas Armadas los han dejado en libertad porque han comprendido que se están vulnerando los Derechos del Niño”, agregó la directora de Save the Children, Teresa Carpio.  Según el registro del 2010 de la Defensoría del Pueblo, la mayoría de infantes son captados en regiones pobres del país, específicamente en zonas como Ayacucho y Tingo María.

Para leer el artículo completo ingrese aquí

Para mayor información, visite www.savethechildren.org.pe