Pellizcar, gritar, insultar y humillar son formas de violencia habituales hacia niñas y niños, y casi idénticas en todo el mundo, según un estudio realizado por Save the Children, que ha identificado y detectado una veintena de castigos físicos y psíquicos sobre los niños.

El  informe “Amor, Poder y Violencia”, fue elaborado por Pepa Horno, responsable de los programas de violencia e infancia de Save the Children, y es el resultado de un análisis comparativo hecho en catorce países (Perú, Bolivia, Argentina, Venezuela, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, India, Tailandia, Vietnam, Camboya, Hong Kong, Laos y España), donde Horno impartió entre 2003 y 2004 una serie de talleres para la eliminación del castigo físico y psicológico hacia niñas y niños, con la asistencia de más de 3.300 personas.

“Todos los participantes en los talleres estaban convencidos de que los castigos eran pautas propias de sus culturas y no del resto del mundo, sin embargo de las 35 formas de castigo físico y psíquico encontradas 21 son universales: se pega igual en Perú o en Vietnam” explicó sorprendida Horno.

Entre estos castigos figuran las bofetadas, el azote o nalgada, sacudir, dar patadas, golpear con una regla o cinturón, el tirón de pelos y de orejas, el insulto, el grito, la humillación pública, culpabilizar, los motes, la comparación con otras personas, la mirada, el rechazo o la ignorancia y el silencio.

Para mayor información, visitar: Save The Children