Más del 50 por ciento de la población total de Perú es mujer, sin embargo y como ocurre en la mayoría de países de Latinoamérica, la desigualdad entre hombres y mujeres es evidente y esto se refleja especialmente en las zonas rurales donde las oportunidades para acceder a la educación y otros derechos no son las mismas y lo que es peor, en la violencia que aún persiste contra el género.

En ese sentido, la igualdad de género es un enfoque y una de las temáticas transversales del trabajo que desarrolla la Fundación Ayuda en Acción en Perú.  Ayuda en Acción trabaja con las mujeres en su empoderamiento, que constituye el medio y el fin para que fortalezcan sus capacidades organizativas, técnicas y políticas necesarias para ser las protagonistas de su propio desarrollo. Un ejemplo de ello es la Asociación de Mujeres Tejedoras ASMUCHO de la comunidad de Chonta, en el distrito de Montero, en Ayabaca, Piura.

“Todo empezó en el 2006 y en un Círculo de Alfabetización de Ayuda en Acción y ESCAES” Cuenta doña Laura Alberca Jaramillo, de 57 años y madre de siete hijos quien es la Presidenta de esta asociación conformada por 14 mujeres de la comunidad de Chonta, a pocos kilómetros de la frontera con Ecuador.

“Yo no tuve educación de pequeña, como casi todas las mujeres que viven aquí, por eso empecé a asistir al círculo de alfabetización de adultos para aprender a leer y escribir, pero además de eso aprendí a analizar nuestra realidad. Ahí es cuando descubrí que podíamos cambiar nuestro destino, reconociendo nuestro propio potencial” Añade.

Precisamente en el círculo de alfabetización, uno de los cientos que impulsa Ayuda en Acción en Perú, Laura aprendió a valorar el talento que ella y sus compañeras tenían para el tejido y a descubrir que esa habilidad podía darles otras perspectivas de vida. “Nuestra vida antes de ingresar al círculo era estar detrás de nuestros esposos. Ellos se dedicaban a la producción del café y nosotras a llevarles el almuerzo, cuidar a los hijos y la crianza de animales, nada más. Tejíamos mucho, pero sólo para nuestra casa. El machismo aquí es muy fuerte”.

Actualmente, Laura y sus compañeras de ASMUCHO producen carteras, bolsos, alfombras, mantas y todo tipo de artesanías hechas con la técnica del telar y han logrado vender sus productos no sólo en la comunidad sino también la región y hasta en el extranjero a través de su participación en las ferias regionales.

“Realmente me siento orgullosa de lo que estoy logrando, porque a pesar de mi edad me siento vital porque tengo más conocimientos y sé que tengo talento. Atrás quedó la timidez. Ahora yo genero ingresos para la casa y ayudo a mi familia”. Hoy, con el apoyo de Ayuda en Acción y su socia local, la ONG ESCAES, la Asociación de Mujeres Tejedoras, ASMUCHO cuenta también con maquinas semi-industriales para mejorar el acabado de los productos y las mujeres las manejan a la perfección gracias a la capacitación que reciben constantemente.

“Hace poco la Municipalidad de Montero nos invitó a hacer una pasantía en un instituto de alta costura de Lima para mejorar la presentación de nuestros productos, fue algo que nos puso muy contentas” Cuenta doña Laura tras señalar que tienen proyectado seguir con la venta de sus productos en Perú y en España, Estados Unidos y Alemania, donde asegura tiene varios clientes. “Mi mensaje para las mujeres es que no nos dejemos marginar y que siempre salgamos adelante, organizadas y con la frente bien en alto para tener una mejor visión del futuro”

Una Respuesta

  1. Emilio | Millonario

    Como sociedad debemos darle oportunidad de trabajo, educación, y capacitacion pero sobre todo tenemos que educar desde niños que tanto las mujeres como hombre tenemos las mismas oportunidades