URGE UN NUEVO PACTO SOCIAL POR LA NIÑEZ

La reforma del Código del Niño, Niña y Adolescente, un paso para la protección contra la violencia

Teresa Carpio V.
Save the Children, Directora de País

En los últimos días hemos sido testigos de una violencia intolerable contra la niñez: niñas violentadas sexualmente por sus padres, adolescentes golpeados; uno de ellos acusado de haber rayado un carro y otro de haber robado un DVD. Este último, increíblemente, sufrió la agresión de quién supuestamente debía protegerlo y cumplir con la ley: un policía. Este hecho se produjo en una comisaría, ámbito que debe estar al servicio de los ciudadanos y no convertirse en espacio de violación a los derechos humanos.

Aunque todos estos hechos son, a todas luces, injustificables, debemos encontrar una explicación a la extendida violencia contra la niñez, aunque me atrevo a decir que hay más de una. Primero,  una extendida creencia de que los niños y las niñas no son personas y, por lo tanto, no tienen derechos; una segunda, que los cuerpos de los niños y niñas no les pertenecen a ellos sino a los adultos y, por lo tanto, cualquiera puede tocarlos, agredirlos y, por último, la certeza que si un adulto castiga, maltrata, violenta a un niño o niña no le pasará nada, gozará de total impunidad.

Tres medidas inmediatas deben ser tomadas:

El Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social como Ente Rector de la niñez y las autoridades en pleno – Ministerio de Educación, Ministerio de Salud, los del Interior, Justicia, Economía, el Ministerio Público y el Poder Judicial deberán pronunciarse de manera enfática y enviar un claro mensaje a la población de que la violencia contra los niños y niñas es una práctica injustificable, que no será tolerada, que se actuará, a partir de ahora, con debida diligencia, cero impunidad y que le proporcionarán recursos humanos y económicos a una campaña integral contra la violencia hacia la niñez.

El Congreso de la República debe asumir como tarea prioritaria la aprobación de las modificaciones al Código del Niño y el Adolescente, medida que concretará un nuevo pacto social por la infancia, y la prohibición de todo tipo de castigo físico y humillante.

Los gobiernos regionales y locales deben dotar de los recursos humanos y económicos necesarios para prevenir, proteger y atender a los niños y niñas afectados por la violencia, a través de un sistema  descentralizado de atención integral, que incluya a las DEMUNAS, desarrollando escuelas para padres, capacitación a docentes, a personal de salud, policía nacional, fiscales y jueces y la realización de campañas masivas en medios de comunicación para poner fin a la violencia contra la niñez, brindando a los adultos pautas de crianza positiva y buen trato.

La excusa de que te pego porque te quiero no puede ser aceptada ni un minuto más; cambiemos YA. Cada adulto debe pasar a ser un defensor y protector de los derechos humanos de niños y niñas.

Columna publicada en Ideeleradio.pe

Para mayor información, visite www.savethechildren.org.pe