Save the Children es una Organización No Gubernamental independiente que trabaja en la defensa y promoción de los derechos de la niñez y lucha por un mundo más justo para todos los niños y las niñas. La Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas es el principal referente de trabajo. Los niños son lo primero y se actúa donde es necesario, sin importar política, etnia o religión.

En esta oportunidad comparte con nosotros la siguente noticia:

La nueva Constitución aprobada este mes en Kenia protege a todas las personas contra los castigos corporales, convirtiendo al país en el segundo estado africano que desde este año protege legalmente a niñas, niños y adolescentes de todo tipo de castigos corporales en todos los ámbitos, incluyendo el hogar.

El artículo 29 de la Constitución establece que toda persona “tiene derecho a la libertad y a la seguridad, que incluye el derecho a no ser… (C) sometida a cualquier forma de violencia de origen público o privado; (d) ha ser sometida a tortura en cualquier forma, ya sea física o psicológica; (e) objeto de castigos corporales, o (f) tratados o castigados de manera cruel, inhumana o degradante “.  Asimismo el Artículo 20 (1) establece: “La Carta de Derechos se aplica a toda ley y obliga a todos los órganos del Estado y las personas.” Y el artículo 53 confirma que todo niño, niña y adolescente tiene el “derecho a ser protegido del abuso, negligencia, las prácticas culturales, todos las formas de violencia, trato inhumano y el castigo, y la explotación laboral”.

El efecto de la prohibición en la nueva Constitución es inmediata: el artículo 2 (4) invalida cualquier ley, incluido el derecho consuetudinario, que es incompatible con la Constitución. Existen varias disposiciones en la legislación de Kenia que justifican o autorizan el castigo corporal, y que están en conflicto con la nueva Constitución. Estos deberán ser revisados y modificados, incluyendo la derogación del artículo 127 de la Ley de Infancia de 2001 que reconoce “el derecho de cualquier padre o persona que tenga el control legal o esté a cargo de un niño a aplicar castigos razonables sobre él”. También necesita ser revisado el artículo 11 del Reglamento de Educación el cual da autorización a los castigos corporales en las escuelas.

Kenia es el estado número 29 en todo el mundo que prohibe todo tipo de castigo corporal hacia niñas, niños y adolescentes, siguiendo de cerca el cumplimiento de la prohibición en Túnez y Polonia.

Para mayor información, visite SAVE THE CHILDREN