Tras la polémica desatada en los últimos días, a partir de la propuesta para la implementación de la pena de muerte en caso de violaciones a menores de edad, son variadas las personalidades que se han pronunciado a favor o en contra de esta medida. Sin embargo, no es posible hablar sobre el incremento de penas, cuando el sistema no garantiza justicia, ni una atención adecuada para las víctimas, señaló Ana María Márquez Uriarte, coordinadora del Programa de País de Save the Children.

“En ningún país -dijo- está comprobado que la pena de muerte disminuye los casos de violencia hacia los niños, no es disuasiva, de qué vale que se incrementen las penas cuando no hay un sistema que garantice justicia para las víctimas”.

Para la representante de Save the Children en Perú, lo que demuestran las estadísticas -más de 3 mil casos de denuncias por abusos a menores de edad en el 2010- no representa el aumento de la violencia hacia ese grupo sino que más personas ahora se atreven a denunciar estos ataques, aunque un gran número no lo hace debido a la desconfianza que mantienen hacia las autoridades.

A continuación el artículo completo publicado en el diario: La Primera

Para mayor información, visite www.savethechildren.org.pe