Estas actuaciones violentan gravemente uno de los principios estructurales de la Unión: el derecho a la libre circulación y residencia permanente de todos los ciudadanos y ciudadanas de la UE (recogido en el art. 3 TUE, art. 45 Carta de Niza y 20.2 Tratado de Funcionamiento) Además, atentan contra la prohibición expresa de discriminar a nadie por razón de nacionalidad, y por ende, del origen racial o étnico, tal como se recoge en el derecho europeo (art. 18 y 19 TFUE) y en la jurisprudencia de los Tribunales de Justicia europeos.

Mostramos nuestro más profundo desacuerdo con la expulsión masiva de ciudadanos, procedimiento que está expresamente prohibido por el derecho comunitario, así como con los argumentos esgrimidos por el gobierno francés, que usan una retórica abiertamente discriminatoria que equipara inmigración y origen étnico con inseguridad.

Exigimos que se cumpla el derecho a la tutela judicial efectiva, ya que, según el derecho europeo, sólo se pueden realizar expulsiones por razones de orden público, seguridad pública o salud pública, y siempre caso por caso, persona por persona, respetando el derecho de los inculpados a ser escuchados por un juez.

Instamos a la Comisión Europea y al Consejo de Ministros a que actúen en defensa del derecho comunitario, suspendiendo la expulsión masiva y haciendo respetar los principios y valores recogidos en el Tratado de la UE.

Y por último, abogamos por una resolución pacífica del conflicto basada en el desarrollo de una política de integración social del pueblo gitano que contemple políticas activas en educación, formación profesional de los jóvenes, empleo y vivienda.

Además, el Movimiento por la Paz quiere hacer constar que ratifica plenamente la declaración conjunta del Trío (España, Bélgica y Hungría) emitida en la segunda cumbre Roma celebrada en la ciudad de Córdoba el 8 y 9 de abril de 2010 y los tres compromisos allí adquiridos que se resumen a continuación:

  1. Avanzar en el enfoque transversal del tema Roma en las políticas europeas y nacionales de modo que las estrategias e instrumentos europeos conlleven acciones concretas a favor de la inclusión socio-económica de los Roma.
  2. Mejorar el diseño de una hoja de ruta de la Plataforma Integrada para la Integración de los Roma estableciendo un marco de acción a medio plazo, definiendo objetivos y resultados, priorizando los temas clave y reforzando la cooperación entre los Estados Miembros y con la sociedad civil.
  3. Asegurar que los instrumentos financieros de la Unión Europea, y en especial los Fondos Estructurales, son accesibles a los Roma, abordan sus necesidades y tienen un impacto efectivo en las mejoras de sus condiciones de vida.

Los proyectos de cooperación internacional y de acción social que desarrolla el Movimiento por la Paz pretenden, en última instancia, crear una sociedad más justa garante de los derechos fundamentales de todas las personas. Como prueba de este compromiso, desde hace diez años realizamos las labores de centro de referencia en España, primero del Observatorio Europeo contra el Racismo (EUMC) y después de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales (FRA).