La Fundación española Ayuda en Acción concluyó su Programa de Reconstrucción para las familias damnificadas en Ica, el mismo que inició superada la fase de emergencia tras el terremoto que en 2007 afectó la zona sur de Perú, causando la muerte de 596 personas y dejando a cientos de miles sin hogar.

En una ceremonia pública realizada en la Plaza de Armas del distrito de Santiago, Ayuda en Acción rindió cuentas a la población de todo el trabajo de reconstrucción realizado principalmente en los distritos de Santiago, Ocucaje y San José de Los Molinos, cuyos resultados superaron incluso las metas iniciales: 436 viviendas antisísmicas entregadas, 24 aulas construidas en seis colegios afectados, seis proyectos de negocios puestos en marcha para que decenas de damnificados puedan generar sus propios ingresos, además de campañas de salud que han permitido que 10.420 niños y niñas reciban apoyo psicológico para su recuperación emocional, entre otras actividades.

El Director de Ayuda en Acción en Perú, José Maguiña, fue el encargado de dar detalles del Programa de Reconstrucción a los asistentes, además de hacer entrega de llaves a algunas de las familias beneficiadas. La ceremonia contó con la asistencia del Alcalde del distrito de Santiago, Ismael Carpio y de autoridades de los distritos de, Ocucaje y San José de Los Molinos, municipios que apoyaron desde el primer momento la puesta en marcha del programa. Así mismo, contó con el respaldo de la comunidad organizada a través de un Comité de Reconstrucción quienes acompañaron todo el proceso.

“Estamos muy agradecidos por todo lo que han hecho por nosotros luego de la desgracia que nos tocó vivir a partir del terremoto, no sólo han reconstruido nuestras casas, han reconstruido nuestras vidas. Nuestras familias están hoy más unidas. Gracias por toda su solidaridad” dijo Gregorio Guillén, representante de las familias damnificas, durante la ceremonia.

Es importante destacar que el programa de reconstrucción de Ayuda en Acción se ejecutó en la zona junto con la ONG DECAL (socia local de AeA) y fue posible gracias la cooperación financiera de la AECID, la Junta de Andalucía, la Agencia Catalana de Cooperación, la Diputación de Jaén y el Ayuntamiento de Jaén, la Generalitat Valenciana, la Junta de Castilla La Mancha, la Comunidad de Madrid, el Principado de Asturias y las empresas españolas TRINA, Travel Club, Inmobiliaria Look and Find, la emisora “Los 40 Principales” así como de la Asociación Atocongo, entre otros.

El costo de cada vivienda bordeó los 40 mil nuevos soles. Ayuda en Acción, con el apoyo de estas organizaciones financió más del 60% de la inversión, mientras que el resto fue asumido por los propios beneficiarios y con el aporte de 13,400 nuevos soles otorgado por el Estado Peruano a través del Fondo Mi Vivienda, del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento.

Nuevas aulas y proyectos para mejorar la economía de los damnificados:

Una parte importante del Programa de Reconstrucción fue también la construcción y equipamiento de nuevas aulas a fin de evitar que los niños y niñas no perdieran el año escolar a causa del terremoto. Para ello, se construyeron 24 aulas en seis colegios de los departamentos de Ica y Huancavelica que beneficiaron a más de 4.140 estudiantes.

La reconstrucción de escuelas ha sido posible también gracias al financiamiento del Gobierno de La Rioja, el Ayuntamiento de Valladolid, el Gobierno de Cantabria, el Gobierno de la Rioja, Forletter, Los 40 Principales, Travel Club y la Embajada de Japón.

De otro lado, el apoyo y la asesoría técnica brindados a través del programa, han permitido que numerosas familias damnificadas del distrito de San José de Los Molinos hayan emprendido novedosos proyectos de negocios que les permitirán generar sus propios ingresos y mejorar sus condiciones de vida. Uno de ellos es el de producción de agregados para la construcción, como la piedra chancada, que ahora venden para la edificación de viviendas, además de los viveros de tara y paltos y los criaderos de cuyes, que son otros negocios emprendidos por los damnificados.

Otras de las iniciativas es la piscigranja de tilapias, la primera de la región, ubicada en el distrito de San José de Los Molinos y el Restaurante campestre “La Laguna Azul” donde precisamente se venden platos preparados en base a de este pez.

A todos estos proyectos se suma la puesta en marcha de los servicios de luz y agua en la Comunidad de Callango, en el distrito de Ocucaje, Ica, a través de un potente generador de energía eléctrica y tres potabilizadoras de agua entregadas por nuestra ONG en la zona, así como la instalación de cinco biodigestores (contenedores herméticos con nueva tecnología de tratamiento primario de aguas residuales).

Adicionalmente, Ayuda en Acción rehabilitó cuatro pozos tubulares de agua para riego en beneficio de los agricultores de los distritos de Santiago y Salas Guadalupe.

La ayuda humanitaria llegó desde el primer momento de la tragedia:

Con la colaboración de miles de españoles y peruanos, Ayuda en Acción fue una de las primeras organizaciones en llegar a la provincia de Ica con ayuda de emergencia para cubrir las necesidades más urgentes de 16.740 familias damnificadas (unas 83.700 personas aproximadamente) en los distritos iqueños de Salas-Guadalupe, Ocucaje, Santiago y San José Los Molinos; una tarea que fue posible gracias al apoyo de 533 organizaciones de base (ollas comunes, comedores populares) con quienes se distribuyeron más de 231 toneladas de alimentos, además de ropa, colchones y plásticos.

Luego de esa primera fase de emergencia, Ayuda en Acción puso en marcha el plan de reconstrucción que empezó en el 2008 y concluyó hoy superando la meta de las 400 viviendas entregadas a los damnificados.

Ayuda en Acción es una organización española de cooperación al desarrollo, independiente, apartidista y aconfesional que trabaja para impulsar cambios estructurales que contribuyan a la erradicación de la pobreza. Con esta finalidad, desde 1981 trabaja para mejorar las condiciones de vida de las comunidades más desfavorecidas mediante programas de desarrollo autosostenibles y campañas de sensibilización e incidencia política.